Publicado: 14 de Septiembre de 2018

Una de las instalaciones que estamos resolviendo en la actualidad se trata de un cortijo en el paraje del Cabo de Gata, el cual se abastece  con energía mediante placas Solares. El propietario buscaba la forma más limpia de abastecer de  Agua Caliente Sanitaria  y Climatización la vivienda, y sin duda  ¡la solución de la aerotermia es la más idónea!;

¿Qué es la Aerotermia?

La aerotermia, se basa en extraer energía del aire exterior mediante una bomba de calor inverter de alta eficiencia. Recordamos que, en una bomba de calor, extrae energía de un lugar para cederla en otro. Y para ello, se necesita una unidad exterior, y una o varias unidades interiores. En aire acondicionado o climatización convencional, la bomba de calor se utiliza para calentar o enfriar el aire de los locales a climatizar.

Suelo radiante

Este sistema de calentamiento posee la gran ventaja de incidir sobre la temperatura resultante. El emisor de calor puede ser cualquiera de los paramentos de los locales a calefactar (suelo, paredes o techo), pero lo más corriente es emplear el suelo.

 La instalación consiste en una serie de tubos de polietileno por los que circula agua caliente, en la que interviene; la temperatura radiante media y la temperatura seca del aire, de forma que, en este caso, hay una temperatura radiante media más alta, y puede bajarse la temperatura seca del aire dos o tres grados. Así cabe destacar la temperatura del agua en circulación, ya que es el sistema de calefacción menos exigente reduciendo en esa medida las pérdidas de calor del local hacia el exterior, sin disminuir las prestaciones en cuanto a comodidad térmica (sensación térmica).

Es un sistema que produce movimientos reducidos del aire, dada la baja temperatura de emisión y la extensión del emisor, y conviene por ello en locales de techos altos, evitando en gran parte el problema de la estratificación térmica del aire, que acumularía el aire caliente en la parte superior del local, lejos de la zona ocupada.

En un suelo radiante, la temperatura a la que fluye el agua por su interior es moderada, de 35 a 45 ºC, a diferencia de los 70-90 ºC del sistema que utiliza radiadores, por lo que también puede ser utilizado con colectores solares, sin necesidad de calentador de apoyo.

Además, el suelo radiante es uno de los mejores sistemas para combinarlos con instalaciones térmicas que aprovechan la energías renovables, como la energía solar o la geotermia de baja temperatura. Sin olvidar el aspecto estético, mejorando el espacio y la visibilidad en las estancias para decorar y ocupar espacios. Una gran combinación de beneficios que nos llevará a tener una menor necesidad de energía y mejorar la certificación energética de nuestros hogares.